Polonia y sus secretos













Conceptualismo al más estilo barroco
Se trata de una interpretación personal de todo lo que Polonia y, en concreto Szczecin me sugieren. Un collage de sentimientos que abarcan desde la admiración por una arquitectura gótica con pinceladas Art Nouveau, hasta el mimetismo de las expresiones faciales ahondadas en seres encantadores.
La influencia del Báltico caracteriza las vidas cotidianas de los lugareños. La vida del mar como motor económico el cual pasó a mejores épocas, fue sustituida por la migración dando lugar a un receso socio-cultural.
La población está caracterizada por una gran admiración a las Artes. El teatro, la música, el cine, etc. se encuentran a pie de calle con un público muy culto acostumbrado a disfrutar del Arte.
Conventos, puertas monumentales de ciudades, ayuntamientos poderosos, iglesias y catedrales. Todo con un mismo velo medievo caracterizado por el ladrillo rojo.
En resumen, una forma de vida propia de civilizaciones rasgada por un saludable clima frío, esta es mi Gran Obra.

5 comentarios:

Juan dijo...

no...¿lo has pintado tú?

Patricia Sisamón dijo...

...que no sólo se hacer hectorcitos!!!! Tendrás que venir a casa a verlo para salir de dudas. Yo pongo la cerveza!

HELENA dijo...

Es genial...
Yo que lo he visto en vivo y en directo, dire que de cerca es mejor que mejor...
Eres una artista....
Nos vemos pronto.

asanchezgil dijo...

Un bonito cuadro Patricia que deja claros los símbolos.

Patricia Sisamón dijo...

Es todo un honor que le haya gustado.
Yo sigo viendo defectos pero me veo incapaz de tocarlos. Ahora, son parte del cuadro.